Abu Dhabi acoge el sistema de baterías para almacenamiento de energía más grande del mundo

472

Abu Dhabi cuenta ya con la batería de almacenamiento más grande del mundo: un gigante de 108 MW / 648 MWh que es cinco veces más grande que la batería Hornsdale instalada en Australia por Tesla hace un año. Hay otra diferencia importante entre la batería en Australia y la de Abu Dhabi. La unidad de Tesla usaba celdas de baterías de ion-litio, mientras que la de Abu Dhabi las utiliza de sulfuro de sodio.

La tecnología de sulfuro de sodio fue explorada por primera vez por Ford como una posible fuente para camiones eléctricos en los años sesenta. Pero el sodio y el azufre tienen que ser calentados a 300º Celsius para funcionar correctamente, un problema para los vehículos con ruedas. Ford vendió la tecnología a la japonesa NGK, que ha continuado desarrollando la tecnología junto con Tokyo Electric Power, que ahora ha implantado en Abu Dhabi.

En comparación con las baterías de ion-litio, las baterías de sulfuro de sodio generalmente tienen una vida útil mucho más larga. 15 años o 4.500 ciclos son lo normal, según Science Direct. Su eficiencia ronda el 85% y tienen un tiempo de respuesta de 1 milisegundo. Otras ventajas son que no utilizan litio ni cobalto, dos elementos que son relativamente escasos. En su lugar, utilizan sodio y azufre, que son abundantes en la naturaleza y de bajo costo.

Sin embargo, el sodio líquido es altamente reactivo y puede volverse explosivo en presencia de agua. Se debe tener mucho cuidado para aislar los componentes internos de las baterías del entorno exterior. La corrosión a temperaturas tan altas requiere estructuras celulares fuertes. Mientras que los materiales son baratos, la estructura de soporte para las celdas de la batería aumenta los costos de fabricación.

Toda la celda está rodeada por una carcasa de acero que está protegida, generalmente por cromo y molibdeno, contra la corrosión en el interior. Este contenedor exterior sirve como electrodo positivo, mientras que el sodio líquido sirve como electrodo negativo. El contenedor está sellado en la parte superior con una tapa hermética de óxido de aluminio.

Quince baterías que funcionan como una

El portal de energía Energy Storage informó que la batería para Abu Dhabi son 15 sistemas, en diez ubicaciones distintas, que suman 108 MW / 648 MWh, en el que cada sistema es capaz de almacenar energía durante seis horas. El compromiso total incluye 12 sistemas de 4 MW y tres sistemas de 20 MW. La agencia de noticias oficial de Emirates del gobierno describió el proyecto como la “mayor planta de baterías virtuales del mundo”, ya que se inauguró a principios de este mes.

Un representante de la división de negocios de energía de NGK dijo a Energy Storage que la descripción “virtual” es correcta en el sentido de que los 15 sistemas en 10 ubicaciones “pueden controlarse como una sola planta. Aunque, por supuesto, se pueden controlar individualmente cuando se necesita el apoyo local a la red”.

La clave para esta agregación de sistemas es el CISC (Controlador de Sistema Integrado Centralizado) que se ubica en una sala de control en Mussafah, un distrito industrial en el suroeste de Abu Dhabi donde también se encuentran algunos de los sistemas de baterías, y el resto en la cercana Sila. “Los sistemas CISC y NAS están “listos para ser operados por el operador del sistema de transmisión (TSO)”, dijo el representante de NGK.

Abu Dhabi está realizando importantes inversiones en energías renovables. Planea gastar 160.000 millones hasta 2030 en energías renovables y ha establecido una meta de obtener el 60% de su electricidad de fuentes libres de carbono para 2050, uno de los objetivos más ambiciosos en Medio Oriente. “En 50 años, cuando tengamos el último barril de petróleo … Puedo decirles que celebraremos ese momento”, dijo el jeque Mohammed bin Zayed,el príncipe heredero de Abu Dhabi, hace unos años.

Mark Jacobson, una de los principales expertos mundiales en energía renovable y profesor en Stanford que propuso una hoja de ruta para alcanzar el nivel de cero emisiones en todo el mundo, reconoció rápidamente la importancia del hecho de que Abu Dhabi hubiera seleccionado la tecnología de sulfuro de sodio, y le ha dicho a CleanTechnica que las baterías de sulfuro de sodio tienen altas densidades de energía, altas cargas y eficiencias de descarga, y una larga vida útil.

Ahora que Abu Dhabi ha asumido el liderazgo con respecto a las baterías de sulfuro de sodio, otros países pueden analizar esta tecnología, especialmente si la vida útil más larga proyectada conduce a menores costos totales de almacenamiento de energía. Esos costos más bajos son los que impulsarán una participación en los métodos de generar electricidad y acelerar la transición a cero emisiones de energía en todo el mundo.

Extraído de: el periodico de la energía.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy