Cómo gestionar la transición para fortalecer la seguridad energética

141

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com

Cinco lecciones clave de la crisis actual sobre cómo gestionar el cambio a fuentes bajas en carbono reduciendo el riesgo de futuros shoks energéticos

La crisis provocada por la invasión rusa de Ucrania ha puesto de relieve los desafíos para el suministro de energía a medida que el mundo avanza para hacer frente a la amenaza del cambio climático. La adopción de tecnologías bajas en carbono puede ayudar a abordar los problemas de seguridad y asequibilidad energética, y fortalecer la resiliencia ante las crisis en el futuro. Pero las empresas, los inversores y los gobiernos deben gestionar la transición de la manera correcta, según el último análisis de Wood Mackenzie.

Ed Crooks, vicepresidente para las Américas de Wood Mackenzie, dijo: “Los precios altísimos de los combustibles fósiles son una amenaza no solo para los consumidores y las economías de los países importadores de energía, sino también para la transición energética en sí. Si los gobiernos quieren seguir avanzando en la reducción de emisiones, deberán demostrar que pueden ofrecer seguridad energética y asequibilidad al mismo tiempo a través de inversiones oportunas y políticas claras”.

Las cinco lecciones clave extraídas por los analistas de Wood Mackenzie son:

1. El mundo aún depende de los combustibles fósiles, y la transición energética debe centrarse en reducir la demanda primero, en lugar de la oferta.

La pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania han resaltado la importancia central de los combustibles fósiles para la economía global y cuán finamente equilibrados están estos mercados, donde los combustibles fósiles aún representan aproximadamente el 80% de la energía primaria en todo el mundo.

Si las decisiones políticas y de inversión restringen los suministros de petróleo y gas, como desalentar la inversión en activos upstream o nuevos oleoductos, mientras la demanda sigue siendo sólida, esa volatilidad amenazará a los consumidores con períodos de precios altos.

Ann-Louise Hittle, vicepresidenta de Investigación de Petróleo de Wood Mackenzie, dijo: “Para evitar que empeore el riesgo de futuros picos en los precios del petróleo, el énfasis debe estar en reducir la demanda, seguida de la oferta, ya que las fuentes de mayor costo y mayores emisiones ya no son necesarias. Reducir la oferta mientras la demanda se mantiene fuerte es una receta para la crisis”.

2. La resiliencia y la seguridad pueden ser costosas, pero vale la pena pagar los costos como seguro contra la volatilidad de los precios

“La electrificación es fundamental para reducir las emisiones y reducir la vulnerabilidad a los impactos en los precios de las materias primas, pero para hacer esto, los sistemas eléctricos deben entregar energía de manera confiable y con bajas emisiones, lo que puede ser costoso”, dijo Crooks.

La energía solar y eólica han hecho avances significativos, pero los combustibles fósiles aún dominan el suministro de energía en la mayoría de los mercados, representando alrededor del 60% de la generación de electricidad en todo el mundo en 2021.

“La UE y el Reino Unido han desarrollado en total 428 gigavatios de capacidad eólica y solar este siglo, pero durante el mismo período, su dependencia de las importaciones ha aumentado del 44% al 60% de su energía primaria”, añadió Crooks.

Hay otras opciones para gestionar la variabilidad, incluida la respuesta a la demanda y el almacenamiento de energía, pero cada una tiene limitaciones y se necesita más innovación tecnológica. Aunque los costos de la generación eólica y solar han disminuido rápidamente y es probable que disminuyan aún más a largo plazo, el costo de mantener una red estable está aumentando.

Crooks dijo: “A largo plazo, la disminución de los costos de la energía baja en carbono debería aliviar la carga de los consumidores, pero eso llevará tiempo. Hasta entonces, una forma de ayudar a los consumidores que luchan con los costos de la energía es utilizar la política de impuestos y gastos. Los recortes en los impuestos sobre la energía pueden ser políticamente inevitables en ocasiones, pero oscurecen las señales de los precios que alientan a las personas a reducir el consumo. Una mejor solución sería utilizar reembolsos a tanto alzado para ayudar a aliviar las dificultades”.

3. La innovación en nuevas tecnologías es crucial para la seguridad energética, así como para hacer frente al cambio climático.

Prakash Sharma, vicepresidente de investigación de productos básicos múltiples en Wood Mackenzie, dijo: “La única forma de lograr un sistema de energía en gran parte electrificado basado en la generación sin carbono será a través de avances tecnológicos. Hemos visto algunos avances prometedores en los últimos años, pero las tecnologías en las fases de diseño, prototipo o demostración deben recibir financiación gubernamental regular para establecer la viabilidad comercial”.

“También necesitan marcos regulatorios y legales que fomenten el desarrollo, para que el sector privado pueda invertir, ampliar e implementar”, agregó Sharma.

La eficiencia energética también puede ser una forma importante de frenar la demanda y reducir la vulnerabilidad a las crisis de precios, pero solo si existe una política integral para desbloquearla.

“El apoyo a las políticas es crucial para la innovación. Si se deja en manos del sector privado, no avanzará lo suficientemente rápido para abordar los desafíos de la seguridad climática y energética en el calendario urgente que se requiere”, continuó Sharma.

4. Los vínculos entre los mercados energéticos se han fortalecido. Los choques en un sector o región pueden transmitirse rápidamente a otro, aumentando la necesidad de resiliencia.

La globalización del gas solo surgió realmente en los últimos 10 años, ya que el GNL aumentó su participación en el comercio mundial del 35 % en 2010 al 50 % en 2021. Y a medida que el mercado mundial del gas se vuelve más integrado, los clientes y los responsables políticos deben proporcionar más flexibilidad tanto en la oferta como en la demanda, para amortiguar el impacto de choques entre sectores y regiones. Esto podría incluir ampliar sus fuentes de suministro, a veces bajo contratos a largo plazo, aumentar la disponibilidad de almacenamiento e infraestructura de importación y crear flexibilidad en el mercado de energía a través de programas de respuesta a la demanda.

5. La globalización crea riesgos geopolíticos para la seguridad energética. Los países consumidores deben gestionar esos riesgos a través de una producción interna más fuerte y mayores inversiones en el extranjero, o ambas cosas.

La pandemia y la guerra en Ucrania han desencadenado una reevaluación general de las vulnerabilidades de las cadenas de suministro internacionales, así como la reconfiguración de los flujos comerciales de energía en todo el mundo, un proceso que los analistas de Wood Mackenzie describen como ‘reglobalización’ en lugar de ‘de-globalización’.

“La crisis energética de hoy ha puesto de relieve otras posibles amenazas a la seguridad energética, de tecnologías bajas en carbono, así como de combustibles fósiles y de países distintos de Rusia, destacando la necesidad de apoyar la diversidad de suministro en sectores clave, desde el vehículo eléctrico y cadena de suministro de baterías para la extracción de minerales críticos”, dijo Crooks.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy