Dos grandes petroleras invierten en una startup de energía geotérmica

413

Fuente: https://www.worldenergytrade.com

Los generadores geotérmicos de baja entalpía de Eavor hacen uso del efecto termosifón para hacer circular el fluido sin pérdidas de energía en el bombeo. Imagen cortesía de Eavor.

BP y Chevron han liderado una ronda de inversión de 40 millones de dólares para una startup canadiense que afirma haber desarrollado una forma única de extraer energía a partir del calor geotérmico en función de la demanda, utilizando un diseño de fluido en circuito sin motor que ya ha sido probado en Alberta.

La energía solar y la eólica son recursos renovables escalables, pero sólo producen energía cuando el sol y el viento están presentes, no cuando la red la necesita. La hidroeléctrica puede responder bien a la demanda, pero no es realmente escalable; la geometría de su presa dicta el tamaño de su operación. La geotermia convencional necesita niveles volcánicos de calor, lo que la restringe a ciertos lugares, del mismo modo que la hidroeléctrica necesita embalses situados en montañas.

Existen proyectos geotérmicos de baja temperatura y baja entalpía que pueden generar energía a partir de la roca caliente de forma flexible, escalable y bajo demanda, pero, según el director general de EavorJohn Redfern, no han despegado porque pierden entre el 50 y el 80% de la energía que generan en la tarea de bombear el agua hacia arriba y hacia abajo.

Lo que convierte a esta tecnología Eavor-Loop en una especie de singularidad. Esencialmente, se trata de una estación geotérmica de baja entalpía que envía el fluido a través de un bucle o circuito sellado de forma que se autoperpetúa sin añadir ninguna energía extra una vez que está en funcionamiento.

La idea es terriblemente sencilla: el agua caliente asciende y el agua fría desciende. Así que el Eavor-Loop hace túneles a kilómetros de profundidad en la tierra, donde la roca está caliente, y luego recorre una serie de túneles paralelos en horizontal a través de la roca, donde el agua puede calentarse bien. Estos túneles se extienden durante varios kilómetros por debajo de la superficie, y luego se unen y se elevan verticalmente de nuevo.

Una implementación de dos estaciones con circuitos de envío y retorno
Figura 1. Una implementación de dos estaciones con circuitos de envío y retorno. Fuente: Eovor.

El calor se recoge en la superficie y se utiliza directamente como calefacción comercial o mediante un motor térmico tradicional para convertirlo en electricidad. El agua se enfría y se devuelve al subsuelo a otro conjunto similar de túneles subterráneos con calefacción que vuelven a enviar el agua caliente a la superficie en el lugar original, donde se puede volver a recoger el calor.

El hecho de que todo esto ocurra en un circuito cerrado, dice Eavor, significa que una vez que el fluido está en movimiento, una mayor densidad del agua más fría la empujará hacia abajo, y la menor densidad del agua caliente hará que sea más fácil empujarla hacia arriba. Si se pone en marcha el sistema con una bomba, el agua empezará a circular por sí misma, sin pérdidas de energía.

Puede funcionar en varias configuraciones, no todas las cuales requieren múltiples estaciones de tierra espaciadas. Se puede ampliar tanto como lo permita la Tierra añadiendo circuitos adicionales a la instalación. Eavor dice que un solo circuito puede generar «electricidad a escala industrial o producir suficiente calor para el equivalente a 16.000 hogares con una sola instalación». El coste objetivo de la producción de energía es de 50 dólares por megavatio-hora.

La empresa tiene un prototipo a escala real en funcionamiento en un emplazamiento cercano a Rocky Mountain House, en Alberta. El emplazamiento de Eavor-Lite empezó a construirse en agosto de 2019, y a principios de diciembre ya estaba en funcionamiento haciendo circular el fluido. Con un diseño más sencillo que el descrito anteriormente, excava a unos 2,4 km de profundidad en la corteza, recorre 2 km lateralmente, vuelve a subir y regresa al lugar original a través de una tubería a lo largo del suelo, completando así el circuito en lugar de volver a pasar por debajo.

La estación prototipo Eavor-Lite lleva más de un año funcionando en Alberta, Canadá
Figura 2. La estación prototipo Eavor-Lite lleva más de un año funcionando en Alberta, Canadá. Fuente: Eovor.

El prototipo se construyó para demostrar que el efecto «termo-sifón» puede mantener el fluido circulando por sí mismo, así como para probar el proceso de perforación de pozos de intersección bajo tierra y demostrar que los diseños RockPipe de Eavor pueden mantener los niveles de presión necesarios para que todo siga funcionando con un índice de fugas insignificante.

La empresa afirma que el fluido ha estado circulando por sí mismo durante más de un año. No está recolectando calor; de hecho, básicamente lo está ventilando hacia el cielo en un refrigerador aéreo en la superficie. Pero la empresa está satisfecha de que el prototipo haya demostrado la tecnología y la premisa, y ahora está atrayendo a más inversores para su comercialización. Ayer, Eavor anunció el cierre de una ronda de financiación de 40 millones de dólares liderada por BP Ventures y Chevron Technology Ventures, entre otros.

Es probable que el primer proyecto a escala comercial se construya en Alemania, en un emplazamiento ubicado en Geretstried, propiedad de Enex Power Company, que estaba intentando crear su propio proyecto de energía geotérmica, pero descubrió que no había suficiente calor para el tipo de instalación que planeaba.

Sin embargo, hay suficiente calor para hacer funcionar un sistema Eavor-Loop. Y ya existen los permisos geotérmicos, así como un acuerdo con el gobierno alemán para comprar la energía producida por unos 270 dólares por megavatio-hora. Además, ya hay un par de pozos perforados. Un primer proyecto ideal.

El director general de Eavor, John Redfern, dijo a Recharge News que este primer proyecto probablemente comience como una central de 10 MW, cuya construcción se iniciará el próximo mes de enero si recibe luz verde. Pero hay mucho espacio en el terreno para aumentar la potencia a 200 MW, simplemente añadiendo más conductos subterráneos. El coste de esta ampliación sería de unos 2.900 millones de dólares.

De este modo, se dispondría de una fuente de energía muy fiable y completamente ecológica con la que aumentar los proyectos solares, eólicos e hidroeléctricos. Eavor busca a BP y Chevron no sólo como inversores, sino como socios capaces de gestionar eficazmente este tipo de proyectos gigantescos. Así, si el proyecto alemán inicial sale adelante, se están estableciendo las relaciones necesarias para que esta tecnología se extienda por todo el mundo en muchos mercados.

¿Cómo funciona Eavor? Mira un breve video a continuación:

Noticia tomada de: New

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy