El carbón resucita en Europa: la producción de las centrales térmicas podría aumentar este año a 641 TWh, los mismos niveles que en 2018

189

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com

Después de varios años de descarbonización estratégica del mercado eléctrico europeo, las cifras preliminares sugieren que la electricidad generada con carbón aumentó en la región el año pasado por primera vez en casi una década, aumentando un 18 % desde 470 teravatios-hora (TWh) en 2020 a 579 TWh en 2021, según una investigación de Rystad Energy. La generación de energía a gas, hidráulica y eólica disminuyó el año pasado, lo que aumentó la presión sobre otras fuentes de energía, incluido el carbón, para cubrir la demanda.

La generación de electricidad a carbón ha estado disminuyendo constantemente en Europa desde 2012, pero las preocupaciones sobre la asequibilidad en torno al gas y las preocupaciones sobre la disponibilidad que afectan a la generación nuclear, eólica e hidroeléctrica podrían mantener el impulso del carbón en 2022 y más allá. Si, por ejemplo, persisten los altos precios del gas o se materializa un conflicto militar entre Rusia y Ucrania, la generación de carbón podría aumentar un 11% adicional este año a 641 TWh, es decir, que regresaría a los niveles de 2018, para garantizar que las luces permanezcan encendidas en todo el continente.

El resurgimiento del carbón el año pasado fue provocado por otros componentes del mix energético continental que enfrentan nuevos desafíos, incluidos los precios récord del gas y las tensiones entre Rusia y Ucrania, lo que generó dudas sobre la seguridad a largo plazo de las importaciones de gas a través de gasoductos operados por Rusia.

“Los países europeos han estado desmantelando gradualmente la infraestructura de carbón en los últimos años, a medida que el mercado de la energía avanza hacia un futuro más verde y con menos emisiones de carbono. Sin embargo, como muestra la crisis energética regional, el carbón sigue siendo un componente crítico del mix energético, especialmente cuando se cuestiona la confiabilidad de otras fuentes de energía, y es poco probable que eso cambie en el futuro inmediato”, dice Carlos Torres Díaz, jefe de investigación de mercados de gas y energía en Rystad Energy.

20220217 europa generación de energía PR.jpg

Si bien una escalada militar en Europa del Este interrumpiría los flujos de gas rusos, aunque su alcance es incierto, incluso sin ninguna interrupción del suministro, los precios récord están obligando a los compradores a explorar alternativas. Los precios del gas en diciembre de 2021 alcanzaron los 182 € (207 USD) por megavatio-hora (MWh), un récord y un asombroso aumento interanual del 900 %.

A pesar de los precios altísimos, la demanda europea de gas del sector eléctrico cayó un poco en 2021, en alrededor de 3.000 millones de metros cúbicos (Bcm) hasta los 144 Bcm, ya que otros componentes del mix de energía enfrentaron innumerables desafíos. La continua dependencia del gas ayudó a catalizar la crisis energética generalizada y disparó los precios de la electricidad al consumidor en todo el continente el año pasado.

La energía hidroeléctrica y eólica cayeron en 2021 por primera vez, lo que ayudó a respaldar la dependencia de los combustibles fósiles debido a las bajas velocidades del viento y los niveles de las represas hidroeléctricas en países productores cruciales. Si bien se proyecta que la generación eólica aumente marginalmente en 2022, de 447 TWh a 469 TWh, se espera que la generación hidroeléctrica se mantenga baja.

Un 2022 parecido al año pasado

Si los precios del gas se mantienen altos o el conflicto entre Rusia y Ucrania provoca una caída significativa en la generación a gas en 2022, Europa tiene opciones para compensar el déficit. A pesar del desmantelamiento de la infraestructura, la generación de energía con carbón sigue siendo la opción más flexible, con la posibilidad de aumentar el suministro en 63 TWh. Las plantas y líquidos de bioenergía, que actualmente representan una pequeña parte de la generación total de energía, podrían agregar 77 TWh combinados, mientras que la nueva capacidad eólica y solar fotovoltaica que se espera que entre en funcionamiento este año podría contribuir con 33 TWh adicionales.

Un rayo de esperanza en 2021 llegó de la mano de la generación nuclear, que aumentó un 6% respecto a 2020, alcanzando los 884 TWh. La nuclear ha sido el mayor contribuyente a la generación de electricidad en Europa desde 2014, pero las nubes oscuras pueden estar en el horizonte, destacadas por EDF tras anunciar la semana pasada una caída de su producción nuclear prevista para los próximos años.

EDF redujo sus expectativas de producción por segunda vez en un mes debido al envejecimiento de los reactores, el mantenimiento programado y las interrupciones inesperadas. La potencia nuclear media de Francia de 370 TWh se reducirá a entre 295 TWh y 315 TWh en 2022 y entre 300 TWh y 330 TWh en 2023. Esta es una noticia preocupante para el mercado, ya que la reducción de la generación nuclear extenderá y exacerbará la crisis energética europea y siguen ejerciendo presión sobre la ya de por sí difícil situación del suministro de electricidad en el continente.

Los niveles de los embalses en las represas hidroeléctricas en todo el continente se encuentran en niveles preocupantemente bajos, lo que significa que es poco probable un aumento en la energía hidroeléctrica en 2022. Como resultado de estas limitaciones de otras fuentes de generación de energía, se espera que el gas siga siendo el proveedor marginal que puede compensar cualquier déficit. Si los precios del gas se mantienen altos, lo que es altamente probable, los consumidores tendrán que luchar contra los precios de la energía en alza durante algún tiempo.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy