El director de tecnología de Mercedes avisa: el precio de los coches eléctricos está lejos de bajar

132

Fuente: https://www.hibridosyelectricos.com

Markus Schäfer, director de tecnología de Mercedes-Benz, ha expuesto su parecer acerca del porvenir de la industria en lo relativo al precio de los coches eléctricos, y ha apuntado qué es lo que tiene que cambiar para que definitivamente podemos ver modelos asequibles.

Híbridos y Eléctricos | Coches eléctricos, híbridos enchufables logo

Markus Schäfler, CTO de Mercedes-Benz.5′  Markus Schäfler, CTO de Mercedes-Benz.

MARKUS SCHÄFER

El director de tecnología de Mercedes avisa: el precio de los coches eléctricos está lejos de bajar

Markus Schäfer, director de tecnología de Mercedes-Benz, ha expuesto su parecer acerca del porvenir de la industria en lo relativo al precio de los coches eléctricos, y ha apuntado qué es lo que tiene que cambiar para que definitivamente podemos ver modelos asequibles.ALEJANDRO GONZÁLEZ 07 ABRIL 2022 – 13:00 H.

El gran reto al que se enfrente la industria del automóvil es los próximos años reside en alcanzar la igualdad de precios entre los coches eléctricos y sus homónimos de combustión interna, principalmente los de gasolina. La última marca en pronunciarse acerca de ello ha sido Mercedes-Benz a través de su director de tecnología, Markus Schäfer, quien se ha mostrado claro al respecto dejando claro que aún estamos lejos de, siquiera, estar cerca de ver bajar el coste de las baterías.

Ha sido en unas declaraciones publicadas por la revista americana Road & Truck donde el directivo alemán ha expuesto su parecer acerca de la evolución del coste de los paquetes de baterías, atreviéndose incluso a determinar a qué precio debería situarse el kWh de energía para que, definitivamente, los coches eléctricos sean competitivos.

Ha comentado el Schäfer: «Llegar a un precio de 50 dólares por cada kWh de energía llevaría a una base de costes comparable a la de un motor de combustión interna, y diría que esto está muy lejos». Añadía, también: «No veo eso con la química que tenemos hoy«.

En este sentido, en determinadas ocasiones durante el ejercicio pasado la industria se ha acercado a precios de en torno a los 100 dólares por kWh de energía, pero de manera muy volátil ya que nunca ha llegado a estabilizarse en esta cota, ni cerca. De hecho en estos últimos meses ha experimentado subidas estableciéndose en torno a los 120 dólares, y que no va a bajar parece, casi, un hecho.

En el futuro tanto a corto plazo como medio plazo el coste de las materias primas, por tanto, no acompañará a los planes de producto de muchos fabricantes, por lo que el silencio acerca de algunos proyectos de coches eléctricos asequibles y similares se convertirá en algo habitual, así como también la posposición o cancelación de manera pública de muchos otros. Un ejemplo es, sin duda, el mediático coche eléctrico de Tesla de los 25.000 euros, en el que el coste de las baterías tenía una repercusión directa sobre su precio final.

Tal y como ha apuntado Schäfer, la realidad indica que actualmente no es posible alcanzar el propósito con ninguna de las tecnologías de batería que actualmente hay al alcance. Las baterías asequibles que precisamos necesitan de una alta densidad energética para resultar competentes, y lo cierto es que o bien no se ha encontrado aún la química adecuada, o si existe todavía no es posible llevarla a producción a una escala industrial.

Dado el caso, incluso, de tener una fórmula viable para producción que permita bajar el coste por cada kWh, el proceso de adaptación de una nueva química a nivel industrial podría llevar años puesto que además debe producirse un relevo natural entre la tecnología incipiente y la que se comercializa actualmente.

Mercedes-EQE.
Mercedes-EQ

En la actualidad el litio es el componente más importante en la batería de un coche eléctrico, y aunque estemos acudiendo (casi) con normalidad a la explotación de nuevos yacimientos de litio, con lo que se debería diversificar la oferta y por ende hacerse más asequible, lo cierto es que no se extrae litio al ritmo que la industria demanda.

Y es que no sólo se ha de abastecer de litio a fabricantes de coches eléctricos, sino también a fabricantes de dispositivos electrónicos, pues al igual que el batería de un coche eléctrico, el litio también se encuentra en baterías de aparatos cotidianos como ordenadores, tablets, teléfonos y demás.

Schäfer señala que, efectivamente, a día de hoy el problema reside principalmente en torno la economía de escala, y que de no encontrar un atajo para la situación, no hay previsión de mejora a la vista. La inestabilidad política de estos últimos tiempos y los obstáculos que interponen los países en los que se encuentran muchos yacimientos de litio también se ha trasladado a tensiones en las cadenas de suministro, entorpeciendo la producción y elevando su precio. Situación que afecta en especial al litio, pero que repercute en todo tipo de materiales.

Mina de litio a cielo abierto.
Mina de litio a cielo abierto.

«Dependerá en gran medida de la capacidad de extracción de materias primas y de la evolución global de los coches eléctricos. Éstos son los dos factores principales. Pero yo diría que durante bastante tiempo tendremos vientos en contra por el lado de las materias primas. Así que la disminución prevista por debajo de los 100 dólares o euros por kWh podría llevar más tiempo.» Concluye el alemán: «Honestamente, si nos quedamos la química y con los ingredientes que tenemos hoy… No hay previsión de ese avance».

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy