El empleo femenino fotovoltaico: 58% administrativas y 17% altos cargos

317

Fuente: https://www.energias-renovables.com

La fotovoltaica es la tecnología en la que mayor proporción de mujeres trabajan a tiempo completo en la industria solar fotovoltaica con un 40%, muy por encima del 21% de la industria eólica, del 22% del petróleo o el gas, o incluso del 32% de todas las energías renovables. Más de la mitad de estas mujeres trabajan en puestos administrativos (58%), pero ocupan el 30% de los puestos directivos y apenas el 17% de los puestos de alta dirección. El informe de Irena ‘Solar fotovoltaica con perspectiva de género’ también señala que el 47% se dedica a la fabricación de energía solar fotovoltaica y que solo el 12% son instaladoras.

El empleo femenino fotovoltaico: 58% administrativas y 17% altos cargos

El sector solar fotovoltaico (FV) es el que mayor empleo generó dentro del sector de las energías renovables en 2021, con unos 4,3 millones de puestos de trabajo, un tercio de todos los empleos en energías renovables. La fotovoltaica es la tecnología en la que mayor proporción de mujeres trabajan a tiempo completo en la industria solar fotovoltaica con un 40%, aunque alejado del objetivo medio mundial de mujeres estimado en un 45,9% según la Organización Internacional Internacional del Trabajo. Un 40%, por tanto, que se posiciona muy por encima del 21% de la industria eólica (informe 2020), del 22% del petróleo o el gas (informe 2021), o incluso del 32% de todas las energías renovables (informe de 2019).

Y todo apunta a que estos datos se mantendrán o crecerán en el tiempo. Se calcula que el mercado laboral mundial de las energías renovables habrá crecido hasta alcanzar los 12,7 millones de puestos de trabajo en 2021, y que casi se cuadruplicará en 2050 si se mantiene la tendencia actual. En el caso de la solar fotovoltaica, las previsiones apuntan a que en 2030 contará con 14 millones de puestos de trabajo, es decir, el 37% del total del sector de las energías renovables. Así lo recoge el informe más reciente de Irena sobre género: ‘Solar fotovoltaica con perspectiva de género’.

Más de la mitad de estas mujeres trabajan en puestos administrativos (58%); en puestos técnicos no relacionados con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) (38%); puestos en marketing, ventas, distribución y montaje e instalación de productos (35%); y puestos STEM (32%). Por su parte, las mujeres ocupan el 30% de los puestos directivos y apenas el 17% de los puestos de alta dirección en el sector de la energía solar fotovoltaica.

Asimismo, la fabricación de energía solar fotovoltaica (47%); los proveedores de servicios (39%); proveedores de servicios y promotores (37%; e instaladoras (12%) también son otros de los datos que señala el informe. Los porcentajes restantes de cada puesto, por lo tanto, es ocupado por los hombres. Como dato curioso que ofrece este informe, para una instalación solar fotovoltaica de 50 megavatios (MW) se necesitan unos 230.000 días-persona para la planificación del proyecto, la fabricación, la construcción, la instalación y las operaciones y el mantenimiento.

A diferencia de la energía eólica, donde las mujeres apenas ocupan el 13% de los puestos directivos y el 8% de los puestos de alta dirección, la situación en la energía solar fotovoltaica también es algo mejor. Las mujeres representan el 30% de los puestos directivos y el 17% de los altos cargos. En lo que sí coinciden ambas tecnologías es que el porcentaje de mujeres directivas está muy por debajo del porcentaje medio de mujeres en la población activa.

Una vez más, las mujeres encuentran a dificultades de acceso, permanencia y promoción en el sector de la energía solar fotovoltaica con las barreras típicas de cualquier otro sector como son la percepción de los roles de género, la falta de políticas justas y transparentes y las normas culturales y sociales que determinan el comportamiento. En dicho documento se señalan algunas medidas para eliminarlas y que pasan por 1) abordar los complejos problemas a los que se enfrentan las mujeres requerirá aumentar la concienciación de género; 2) mejorar las políticas nacionales y eliminar las leyes restrictivas; 3) establecer mejores prácticas, políticas y normativas en el lugar de trabajo; y 4) formar redes y sistemas para apoyar la formación y la tutoría.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy