El ion-litio es el claro ganador de la carrera mundial de almacenamiento de energía, pero tiene un gran inconveniente

369

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com

La tecnología de almacenamiento es un facilitador crucial de la transición energética. El almacenamiento a precios competitivos tendrá una influencia significativa en la capacidad del sector eléctrico para alejarse de su dependencia de los combustibles fósiles y la carrera está por desarrollar una solución ganadora que ayude a allanar el camino hacia un futuro bajo en carbono. Hasta ahora, esta carrera tiene un claro ganador: el ion de litio.

El año pasado, el ion-litio constituyó el 95% del mercado mundial de tecnología de almacenamiento de energía estacionaria. Y está listo para dominar este paisaje durante los próximos 10 años.

“El ion-litio tiene una ventaja significativa sobre las tecnologías de almacenamiento alternativas, y esa no es otra que las economías de escala”, dice Rory McCarthy, analista de almacenamiento de energía de Wood Mackenzie. Desde que la primera batería comercial de ion-litio salió al mercado hace más de 30 años, ha sido ampliamente utilizada por la industria de la electrónica de consumo en todo, desde nuestros relojes hasta nuestros teléfonos inteligentes.

Y a medida que aumenta la demanda de vehículos eléctricos, la industria del motor ha apostado por esta tecnología de almacenamiento. Solo en la primera mitad de 2019, Daimler y Tesla invirtieron un total de 350 millones de dólares en compañías avanzadas de tecnología de ion-litio.

La producción a gran escala significa costos significativamente más bajos, como se puede observar en el siguiente gráfico:

El costo de las baterías de ion-litio para un sistema de almacenamiento se ha reducido en un 85% desde 2010, mientras que la capacidad de fabricación ha aumentado de 14 GWh a 285 GWh en el mismo período y está en camino de más que duplicar la capacidad hasta alcanzar los 777 GWh para 2026. “Y esperamos que los precios continúen cayendo en un promedio de 9% cada año hasta 2026”, añade McCarthy.

«El ion de litio está comenzando a ser ampliamente reconocido como una tecnología de energía de respuesta rápida que puede ayudarnos a descarbonizar».

¿Cómo soportarán las baterías de ion-litio la descarbonización?

A medida que las energías renovables volátiles se conviertan en la principal fuente de electricidad en las próximas una o dos décadas, la capacidad de equilibrar la oferta y la demanda será más difícil.

“El almacenamiento de energía de ion-litio ayudará a fortalecer la fiabilidad y la resistencia de la entrega de electricidad, desacoplando la fuente de alimentación de patrones climáticos impredecibles y variables”, explica McCarthy. Y añade: “Es importante destacar que el almacenamiento en baterías puede responder a las fluctuaciones en la demanda de energía en menos de un segundo, algo que los activos convencionales simplemente no pueden hacer.  Pero hay un inconveniente importante: el tiempo”.

Actualmente, los sistemas de almacenamiento de energía de ion-litio están llegando a su máximo en alrededor de cuatro horas. Y si bien es adecuado para ayudar con el equilibrio del sistema de segundo a segundo, el aumento de las energías renovables y la prestación de servicios de potencia máxima, para una mayor duración de almacenamiento, se van a necesitar más que tecnologías de iones de litio.

En la carrera por desarrollar una solución de almacenamiento ganadora, varias otras tecnologías se esforzarán por competir con el ion de litio. No será fácil superar las economías de escala, pero para un almacenamiento que excede la marca de cuatro horas, hay una clara brecha en el mercado.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy