El precio de las renovables + almacenamiento será más bajo que el del GNL en cinco años

605

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com

Recibe la revista: bit.ly/2PE1IGk

Las renovables cuentan con un aliado que en los próximos años marcará un punto de inflexión respecto al resto de tecnologías, el almacenamiento. Según la revista Forbes, incluso en Estados Unidos, tierra del gas natural barato y abundante, el almacenamiento de energía eólica y solar se va a volver tan competitivo que construir nuevos activos de gas será una apuesta arriesgada.

Esta tendencia se hará más pronunciada en los próximos cinco años a medida que los precios de la energía solar y el almacenamiento continúen cayendo mientras que los costes de una central de gas natural y de su combustible se van a mantener más o menos iguales. Por ejemplo, NextEra Energy pronostica unos costes sin ayudas para el almacenamiento de energía solar de unos 31-39 euros/MWh para 2023. Por el contrario, el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de EEUU proyecta que los nuevos costes de generación de gas natural de ciclo combinado aumentarán, llegando a 31-38 euros/MWh para 2023.

Y todo esto teniendo en cuenta que este verano, el precio medio del gas natural en Estados Unidos ha caído al punto más bajo en más de dos décadas. Como resultado de años de suministro abundante y precios bajos, muchos países ahora están buscando importar gas natural estadounidense, pero construir la infraestructura requerida podría ser un desastre para estos países, ya que en un futuro muy cercado el gas importado no será económico respecto a las tecnologías renovables.

Precisamente EEUU se enfrenta a una encrucijada: ¿abrir la mano para construir más terminales de exportación e importación de gas natural licuado (GNL) o limitarlas? Si se construyeran todas las instalaciones que se han solicitado, la capacidad de exportación del gigante americano equivaldría aproximadamente al 60% de la producción nacional anual de gas. Y como el entusiasmo por estos proyectos es tan alto, la Comisión Federal Reguladora de Energía acaba de crear una nueva división para manejar la afluencia de solicitudes de permisos.

Según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), se proyecta que la demanda mundial de gas natural aumentará más del 10% en los próximos cinco años, con China, India y el sudeste asiático representando la mayor parte de ese crecimiento. Para 2024, las importaciones de GNL de China se triplicarán en 2016, ya que se aleja del carbón para producir electricidad, para usarlo en calefacción urbana y en los procesos industriales, lo que lo convertirá en el principal importador mundial de GNL.

También para India las importaciones se duplicarán, impulsadas por la creciente demanda tanto del sector eléctrico como de la industria de fertilizantes. Se espera que el crecimiento en el sudeste asiático sea similar al de China.

Si bien esto podría ser una bendición para los productores de energía de EEUU que buscan colocar gas barato en el mercado, también podría convertirse en un choque de trenes en cámara lenta si en estos años hay un cambio de políticas y se vira hacia las renovables, cuyo precios cada vez más bajos, las harán aún más atractivas.

Los ciclos pronto dejarán de ser económicos

Algunas centrales de ciclo combinado ya se están cerrando antes del final de sus vidas en EEUU, porque ya no son rentables. GE anunció recientemente que retiraría la central de Inland Empire Energy Center de 750 megavatios de California 20 años antes, calificándola de «poco rentable para seguir manteniéndola» y reconstruyendo en su lugar un sistema de almacenamiento energético basado en baterías.

La energía solar y eólica son ahora la fuente más barata de nueva generación de energía en casi todas las economías importantes, según Bloomberg New Energy Finance. En China, por ejemplo, Bloomberg NEF pone el coste del almacenamiento solar más tan bajo como 58 euros/MWh y el almacenamiento más eólica tan bajo como 54 euros/MWh, mientras que el gas no baja a menos de 72 euros/MWh. Y Wood Mackenzie pronostica que para 2025 las energías renovables (con y sin almacenamiento) competirán en el precio con el gas por la energía de carga base.

Para 2035, las energías renovables competirán con el carbón como el recurso más barato disponible. Existen tendencias similares en India, donde la energía solar ya es un 14% más barata que la nueva energía a carbón, que históricamente ha sido la fuente de energía más barata. Si se quiere invertir en nuevas infraestructuras gasistas, señala Wood Mackenzie, se deberá tener en cuenta que cambiará el modelo en tan solo cinco o, como mucho, diez años.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy