Empoderar a las comunidades para cosechar los múltiples beneficios de la energía renovable

144

Fuente: https://www.irena.org


La participación y propiedad de los ciudadanos o miembros de una comunidad definida en un proyecto de energía renovable crea valor socioeconómico local y ayuda a fomentar actitudes más positivas hacia las energías renovables. Esto, a su vez, aumenta el apoyo ciudadano a la transición energética, lo que contribuye aún más a acelerar una transición justa e inclusiva. En este sentido, la Coalición para la Acción de IRENA analiza 11 iniciativas de energía renovable de todo el mundo, mostrando las mejores prácticas y los diversos impactos socioeconómicos en las sociedades.

En algunas comunidades, el mayor acceso a la energía simplemente significa más horas para realizar más actividades, lo que conduce a una mayor productividad que genera ingresos adicionales. En Timor-Leste, la electricidad producida a partir del sistema de energía solar para el hogar de Village Lighting Scheme ha permitido a las comunidades realizar actividades económicas nocturnas, reparando redes de pesca y tejiendo telas por la noche.

En el proyecto de granja solar 3NE de Canadá, el proceso de toma de decisiones que involucra a todas las partes interesadas en las naciones indígenas mejoró la alfabetización energética de la comunidad. Esto les permitió gestionar el proyecto muy por debajo del presupuesto e invertir en otras iniciativas de sostenibilidad dirigidas a la seguridad alimentaria y la soberanía energética. Además, las Naciones pudieron convertir la madera recuperada de la granja solar en existencias y crear un negocio de combustible de madera ahora próspero que proporciona ingresos adicionales a las tres naciones.

El mayor acceso al agua provocado por el proyecto AfrikaSTARK 1 de riego comunitario con energía solar ha aumentado la productividad agrícola y ha apoyado la respuesta del municipio de Blendio (Mali) al COVID-19. La electricidad generada por esta asociación maliense-alemana también ayuda a las mujeres locales a llevar a cabo su principal actividad, la horticultura. Las actividades de recolección y económicas en la aldea han aumentado y los medios de vida han mejorado.

Nigeria muestra un impacto similar. Las minirredes solares fotovoltaicas instaladas por el proyecto Sosai Renewable Energies en dos aldeas del norte de Nigeria permitieron instalar secadores solares para que los agricultores locales procesaran sus productos. Alrededor de 30 mujeres agricultoras de ambas comunidades están capacitadas en el manejo y secado de productos, en normas de higiene y envasado. Todas estas habilidades son transferibles a otros esfuerzos profesionales que beneficiarían a estas mujeres para mejorar sus medios de vida.

Sosai Renewable Energies también contribuye a la creación de empleo local al emplear personal local en las comunidades para monitorear las minirredes de energía solar fotovoltaica (PV) y garantizar que los hogares y las empresas paguen los servicios de energía a tiempo. La iniciativa capacitó a este personal en el mantenimiento de registros y resolución de problemas básicos, y les proporcionó un salario base mensual, así como un porcentaje de todos los fondos recaudados por el pago de servicios de energía.

La creación de empleo es también uno de los beneficios socioeconómicos generados por Enercoop, el mayor proveedor cooperativo de energía renovable de Francia que busca descentralizar su organización tanto como sea posible para tratar los problemas energéticos a nivel local. Con el crecimiento de su red en Francia, ahora puede emplear a 235 personas y diversificar sus actividades para traer más beneficios a las comunidades, a través de un fondo de solidaridad que financia proyectos de alivio de la pobreza energética. Mientras tanto, dentro de la mayor cooperativa de energías renovables de España, Som Energia, los grupos locales pueden incluso lanzar sus propias iniciativas complementarias.

En la asociación energética comunitaria Hotoku Energy y Shonan Power de Japón, los beneficios se extienden a causas sociales en la comunidad. Los clientes de Shonan Power están contribuyendo con el 1% de sus facturas para apoyar iniciativas comunitarias. Esta contribución se utiliza para la revitalización de las industrias locales, las actividades ambientales, los esfuerzos de prevención de desastres, la cultura y las artes, así como la provisión de comidas para los niños necesitados.

Las causas sociales también cuentan con el apoyo de la planta hidroeléctrica Tulila, un proyecto de energía comunitaria que suministra energía hidroeléctrica confiable en las zonas rurales de Tanzania. Una parte de los ingresos obtenidos por la venta de electricidad a la empresa de servicios públicos nacional se utiliza para apoyar el trabajo de caridad, que incluye la entrega de educación para 2000 alumnos, servicios de nutrición y orfanatos, y la operación del único centro de salud en el área de Chipole.

En algunos de los proyectos de energía renovable analizados por la Coalición, los beneficios se extienden fuera de la comunidad. En Mainz, Alemania, los sistemas regionales de energía solar fotovoltaica construidos por la cooperativa de energía ciudadana UrStrom eG también suministran electricidad 100% verde a un programa de e-car sharing. El programa e-car ahora está liderando una revolución del transporte que ayudó a establecer organizaciones nacionales y europeas centradas en la movilidad eléctrica.

Se pueden ver beneficios similares ampliados en Citizens Own Renewable Energy Network Australia (CORENA). La iniciativa se ha expandido más allá de las energías renovables a proyectos de vehículos eléctricos (EV). CORENA también ha podido asesorar a grupos en el establecimiento de sus propios fondos rotatorios para apoyar las energías renovables.

Todas las iniciativas analizadas en el documento de la Coalición destacan la importancia del compromiso directo en la toma de decisiones y el financiamiento. Los diferentes contextos locales en los que se despliegan las iniciativas energéticas comunitarias también proporcionan importantes lecciones aprendidas. En el caso de la central hidroeléctrica Bëkyooköndë & Duwata de Surinam, la integración de las prácticas locales en las estructuras de gobernanza, la adaptación de las prácticas financieras a los desafíos de la infraestructura local y la consideración de la disponibilidad de componentes locales contribuyen al éxito del proyecto hidroeléctrico comunitario.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy