Este es el mapamundi de los minerales críticos

444

Fuente: https://www.energias-renovables.com

La Agencia Internacional de las Energías Renovables (International Renewable Energy Agency, Irena) publicó en julio el informe Geopolítica de la transformación energética: los materiales críticos, que cartografía la minería del litio, el cobalto o el neodimio, entre otros. La conclusión primera que Irena ha extraído de su informe es que «las reservas de los minerales necesarios para la transición energética no son escasas», pero la Agencia advierte dos graves peligros: (1) la extracción de materiales críticos está «altamente concentrada en localizaciones geográficas específicas»; y (2) la capacidad de refinamiento de esos minerales está «todavía más concentrada geográficamente» (en muy pocos países). [Amplía la imagen].

Este es el mapamundi de los minerales críticos    

La extracción de materiales críticos está «altamente concentrada en localizaciones geográficas específicas». Los actores dominantes son, según recoge el informe de Irena de julio, Australia (litio), China (grafito y tierras raras), Chile (cobre y litio), la República Democrática del Congo (cobalto), Indonesia (níquel) y Suráfrica (platino e iridio). Además, el procesamiento está «todavía más concentrado geográficamente». China, por ejemplo -destaca el informe-, representa más del 50% del refinamiento mundial de grafito (natural), disprosio (una tierra rara), cobalto, litio y manganeso. Y, más aún: la industria minera está dominada «por un pequeño número de grandes empresas, lo que frecuentemente genera oligopolios en los mercados». En consecuencia -concluye el informe-, «la industria está sumamente concentrada y una parte importante de la producción y el comercio mundiales están bajo el control de unos pocos». Las cinco principales empresas mineras controlan el 61% de la producción de litio y el 56% de la producción de cobalto.

Concentración, desde la extracción
Más del 70% del platino es extraído de Suráfrica; el 70% del cobalto, de la República Democrática del Congo; más del 60% del grafito natural, de China; casi el 50% del níquel, de Indonesia; casi el 50% de todo el litio, de Australia; y casi el 50% del disprosio, de China. El procesamiento de los minerales está más concentrado aún. China es el actor dominante, con el 100% de la capacidad global de refinado de grafito natural y disprosio, que es una tierra rara, más del 90% para el manganeso, el 70% para el cobalto, casi el 60% para el litio y aproximadamente el 40% para el cobre.

Por el contrario, las reservas de materiales críticos están muy distribuidas. Los países en desarrollo actualmente representan la mayor parte de la producción mundial necesaria para ejecutar las transiciones energéticas, pero su porción de las reservas es todavía mayor. Buen ejemplo de ello es Bolivia, que tiene unas reservas de litio de 21 millones de toneladas (las mayores del mundo), pero produce menos del 1% del suministro mundial. Irena estima que el 54% de los minerales se encuentran además en tierras ocupadas por pueblos indígenas o en sus proximidades, lo que pone claramente de manifiesto la necesidad de relacionarse con las comunidades. «Más del 80% de los proyectos de litio -concreta el informe en su página 21- y más de la mitad de los relativos a níquel, cobre y zinc se encuentran en territorios de poblaciones indígenas».

El informe identifica seis riesgos geopolíticos que amenazan el suministro de materiales en el corto-medio plazo: impactos propiciados por factores ajenos (como las guerras); nacionalismo en materia de recursos naturales (expropiación); restricciones a las exportaciones; cárteles mineros (coordinación de la producción); inestabilidad política; y manipulación de los mercados.

International Renewable Energy Agency
«El informe Geopolítica de la transformación energética: los materiales críticos examina los riesgos y oportunidades geopolíticos vinculados a la creciente demanda de materiales que se producirá en los próximos años y llama a la adopción de un enfoque holístico para diversificar las cadenas de suministro. Aunque las reservas de los minerales necesarios para la transición energética no son escasas, las capacidades mundiales de extracción y refinamiento son limitadas. Las interrupciones en el suministro podrían afectar la velocidad de la transición energética a corto y medio plazo. (…) Aunque las reservas de los minerales necesarios para la transición energética no son escasas, las capacidades mundiales de extracción y refinamiento son limitadas. Las interrupciones en el suministro podrían afectar la velocidad de la transición energética a corto y medio plazoas perturbaciones externas, el nacionalismo de los recursos, las restricciones a la exportación, los cárteles de los minerales, la inestabilidad y la manipulación de los mercados podrían incrementar los riesgos de escasez del suministro»

El informe también destaca la oportunidad para reescribir el guion de las materias primas extractivas e impulsar cadenas de valor más inclusivas, éticas y sostenibles. La amplia extensión geográfica de las reservas de materiales genera oportunidades para diversificar su extracción y procesamiento, en particular a los países en desarrollo. Las políticas de apoyo permitirán a estos países aprovechar nuevas oportunidades comercialesy podrían mejorar la resiliencia, manteniendo al mismo tiempo el rumbo de la agenda mundial de descarbonización.

Francesco La Camera, director general de Irena: «la transición energética será un importante motor de la demanda de minerales críticos. El riesgo de que se produzcan interrupciones de las cadenas de suministro no es tanto un problema de seguridad energética, como sí es de la desaceleración de la transición, lo cual debe evitarse. Con la CoP28 en el horizonte, el mensaje que quiero transmitir es que es urgente reforzar la colaboración respecto a los materiales críticos a fin de disminuir los riesgos geopolíticos relacionados a la concentración de las cadenas de suministro y acelerar el despliegue de las renovables para limitar el aumento de las temperaturas a 1,5°C»

El informe concluye que una transición energética basada en renovables, si se planifica y ejecuta adecuadamente, puede reescribir el legado de las industrias extractivas. Como ha ocurrido con las industrias extractivas durante siglos, estas actividades y procesos implican riesgos para las comunidades locales, como abusos laborales y otros derechos humanos, degradación de las tierras, agotamiento y contaminación de los recursos hídricos y contaminación atmosférica. Es esencial reforzar la cooperación internacional para elevar y aplicar las normas y las visiones corporativas a largo plazo con el fin de conseguir un desarrollo sostenible y una licencia social.

[Bajo estas líneas, cuota de mercado (respecto de algunos minerales), por compañías. Como se aprecia, en todos los casos la concentración es muy relevante, pero en el caso del platino resulta extraordinaria. Solo cinco empresas se reparten el 79% del mercado mundial. La tabla ha sido extraída de la página 45 del informe].

Francesco La Camera, director general de Irena: «ningún país puede satisfacer por sí solo su demanda de materiales, por lo que será necesario formular y ejecutar estrategias colaborativas que beneficien a todas las partes implicadas. En particular, los países en desarrollo que poseen abundantes minerales saldrán beneficiados si son capaces de hacerse con una mayor porción de la cadena de valor de los materiales críticos. Al redefinir la narrativa de la extracción, podremos promover un enfoque más responsable en beneficio de la población y de las comunidades para conseguir economías inclusivas y resilientes»

Geopolítica de la transición energética: los materiales críticos (solo disponible en inglés)

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy