¿La electricidad o el combustible electrónico impulsarán los coches del futuro?

712

Fuente: https://oilprice.com/

A medida que las empresas y los gobiernos de todo el mundo buscan opciones de combustibles alternativos, como parte de planes de energía verde a largo plazo, las principales empresas están probando los combustibles electrónicos en busca de alternativas energéticas innovadoras. El combustible electrónico, o combustible sintético, se puede desarrollar a través de varias técnicas diferentes, incluido el uso de biocombustible a partir de productos de desecho y el uso de energía eólica o solar para producir la electricidad necesaria para la producción de combustible electrónico. 

En diciembre, Siemens Energy anunció su asociación con el gigante automotriz Porsche y varias otras compañías para lanzar un proyecto piloto centrado en el combustible electrónico. Según Siemens, Chile será el hogar de la primera planta a escala industrial del mundo, Haru Oni, para fabricar combustibles sintéticos neutros para el clima, con Porsche como principal consumidor.

Para 2022, Siemens y sus socios esperan producir 130.000 litros de combustibles electrónicos , seguidos de dos fases adicionales del proyecto con una producción esperada de 55 millones de litros de combustibles electrónicos para 2024 y 550 millones de litros para 2026. 

Otros socios de Siemens son la energética AME, la petrolera chilena ENAP y la energética italiana Enel. 

La energía eólica verde en la provincia de Magallanes de Chile se utilizará para producir estos combustibles sintéticos, que emiten alrededor de 90 por ciento menos de dióxido de carbono cuando se queman que los combustibles fósiles líquidos. Para garantizar que el proyecto sea neutro en carbono, el uso de energía eólica es vital, ya que el proceso de producción del combustible requiere una gran cantidad de electricidad. 

Relacionado: La demanda mundial de gas natural se recuperará después del shock pandémico

Siemens está trabajando al unísono con la estrategia nacional de hidrógeno de Alemania, con el Ministerio Federal de Economía y Energía proporcionando 8 millones de euros en fondos para el proyecto. 

“La energía renovable ya no se producirá solo donde se necesite, sino donde los recursos naturales como el viento y el sol estén disponibles a gran escala”. Christian Bruch, director general de Siemens Energy, se refirió a la elección de llevar a cabo el proyecto en Chile. 

Porsche se ha centrado en la fabricación de vehículos eléctricos (EV) durante la última década como una alternativa a los coches de combustible tradicional. La compañía destacó la reducción de las emisiones de carbono y el rendimiento inteligente, utilizando nueva tecnología inteligente para impulsar el rendimiento del vehículo, como dos de los principales impulsores de la producción de vehículos eléctricos. No obstante, los combustibles electrónicos podrían ofrecer otra alternativa sostenible para el futuro de los vehículos de motor. 

El director ejecutivo de Porsche, Oliver Blume, explica sobre el nuevo proyecto de combustible sintético: «Sus ventajas residen en su facilidad de aplicación: los e-Fuels se pueden utilizar en motores de combustión e híbridos enchufables, y pueden hacer uso de la red existente de estaciones de servicio». . 

Sin embargo, el metanol, el combustible electrónico que se produce en este caso, no se puede utilizar como alternativa a la gasolina tradicional en todos los automóviles. Los vehículos deben modificarse para su uso con metanol sintético, un proyecto en el que Porsche está trabajando actualmente.

En 2019, la industria de vehículos eléctricos se valoró en $ 162,34 mil millones , con proyecciones de $ 802,81 mil millones para 2027 a una tasa compuesta anual del 22,6%. Sin embargo, los combustibles sintéticos podrían cambiar drásticamente la faz de esta industria, ofreciendo una nueva alternativa neutra en carbono. 

Sin embargo, Porsche y otras empresas interesadas en aprovechar la potencia del combustible electrónico para su uso en vehículos de pasajeros tendrán que trabajar duro para convencer a los reguladores de su seguridad y eficiencia. En la actualidad, varios expertos líderes y empresas automovilísticas creen que los combustibles sintéticos no deben utilizarse para el transporte por carretera debido a los pasos de conversión en su proceso de producción, que los hacen más ineficientes que las alternativas eléctricas. 

A medida que Siemens y Porsche continúan con el proyecto de combustible electrónico más grande hasta la fecha, solo el tiempo dirá si la gasolina sintética ofrecerá una alternativa viable a los vehículos eléctricos durante la próxima década, ya que las grandes empresas de energía y automoción luchan por la mejor opción de motor sostenible. Por Felicity Bradstock para Oilprice.com 

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy