La prohibición europea del carbón ruso es un arma de doble filo que mantendrá altos los precios de la energía

158

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com

La decisión afectará al 70% de las importaciones de carbón térmico de Europa

Mina de carbón rusa.

La decisión de la Unión Europea de prohibir las importaciones de carbón de Rusia afectará hasta el 70% de las importaciones de carbón térmico de Europa, según muestra la investigación de Rystad Energy. 

Europa del Este y Alemania se verán especialmente afectadas, ya que generan una parte importante de su electricidad con carbón térmico ruso. Las últimas sanciones harán que los países luchen por encontrar fuentes alternativas de suministro en un mercado donde los precios se han más que cuadruplicado en el último año.

La prohibición del carbón significa que los consumidores europeos tendrán que prepararse para los altos precios de la energía a lo largo de este año, ya que la escasez de suministro en los países que dependen de la generación de carbón se extenderá por todo el continente a través de sus redes eléctricas bien conectadas.

“Estas últimas sanciones son un arma de doble filo. Las exportaciones de carbón ruso tienen un valor estimado de 4.000 millones de euros al año, y no existe un reemplazo fácil e igualitario para el carbón ruso en el mix energético de Europa. Los consumidores europeos, desde las grandes empresas hasta los hogares, deberían esperar precios altos para el resto de 2022, ya que el carbón y el gas son esenciales para satisfacer la demanda de energía del continente”, dijo Carlos Torres Diaz, jefe del equipo de investigación de mercado de energía de Rystad Energy.

Rusia exportó 238 millones de toneladas (Mt) de carbón en 2021, con 90 Mt (o 38%) de este volumen destinado a países europeos de la OCDE (más Ucrania), según la Administración de Información de Energía de EEUU. Se estima que la demanda total de carbón de Europa alcanzó alrededor de 630 Mt el año pasado, lo que significa que el continente depende de Rusia para alrededor del 14% de su suministro total de carbón.

Esta es una dependencia bastante significativa, siendo Alemania y los Países Bajos los mayores importadores de carbón de la región. Mirando solo las importaciones de carbón térmico en la UE, la dependencia aumenta mucho más, ya que Rusia suministra el 70% de todas las importaciones, generalmente carbón bituminoso de alta energía que es crucial para las centrales eléctricas diseñadas para funcionar con este carbón.

Alternativas al carbón ruso

La prohibición de la UE sobre las importaciones de carbón ruso llega en un momento en que el mercado internacional del carbón ya está muy ajustado, con precios correspondientemente altos. Un aumento en la demanda de carbón en Asia, a medida que los países intentan minimizar las importaciones de gas natural caro, ha disparado los precios del carbón en el último año. El precio del contrato API del 2 de mayo, que es el principal punto de referencia para el carbón importado en Europa, subió a $300 por tonelada ayer (un aumento de $43/tonelada) a medida que los comerciantes seguían la evolución de la discusión sobre la prohibición, en comparación con $70/tonelada de hace un año.

Esta estrechez hace que sea bastante difícil encontrar fuentes alternativas de suministro de carbón fácilmente disponibles en el mercado, y significa que los consumidores europeos deberán pagar una prima para atraer fuentes flexibles de suministro a sus puertos. Los proveedores del mercado del carbón térmico transportado por mar ya están al máximo en términos de volúmenes de exportación, por lo que hay una escasez real de carbón disponible para llenar el vacío ruso.

EEUU podría potencialmente liberar algunos de sus suministros nacionales de carbón en el mercado internacional para ayudar al equilibrio, pero no en las cantidades que parecen ser necesarias. Por lo tanto, los precios aumentarán aún más a medida que los compradores compitan por el carbón no ruso, y la situación se magnificará si otros países o empresas en la región de Asia y el Pacífico también deciden imponer sanciones a las importaciones de carbón ruso. Los países que continúan comprando carbón ruso, como China, pueden terminar beneficiándose de lo que probablemente será un gran descuento.

Aunque parece factible encontrar soluciones parciales a la crisis del carbón que se está desarrollando en Europa, la población europea tendrá que lidiar con las consecuencias y tener en cuenta los precios de la electricidad históricamente altos durante al menos el resto de 2022. Los precios de la energía en toda la región está fijado por las fuentes marginales de suministro, que son el gas y el carbón. Ambos combustibles se cotizan ahora a niveles excepcionalmente altos y, por lo tanto, tendrán un impacto directo en el mercado de la energía.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy