Los paneles enchufables para el balcón arrasan en Alemania

815

Fuente: https://www.energias-renovables.com

El interés de los consumidores alemanes por los paneles solares enchufables para instalar en los balcones sigue superando todas las expectativas. Según datos de la Bundesnetzagentur, la agencia alemana reguladora del sector de energía y comunicaciones, el número de
instalaciones registradas en el país solo en el primer semestre de 2023 ha aumentado de
137.000 en 2022 a 230.000. Expertos del sector estiman que la cifra real, incluidas las
instalaciones no registradas, asciende a 800.000. Es un artículo de Sarah Hommel de Mendonça, periodista especializada en energías renovables que trabaja para Intersolar Europe.

Los paneles enchufables para el balcón arrasan en Alemania

Los políticos, las asociaciones y los grupos de interés dan cuenta del desatado entusiasmo de los ciudadanos por contribuir con paneles solares enchufables a un mundo energético descentralizado y renovable. Los kits solares para balcón han llevado la generación de electricidad al salón de los consumidores particulares. Aunque no todas las instalaciones son automáticamente rentables, los beneficios para el conjunto de la sociedad son innegables.

¿Qué es un kit solar para el balcón?
Se consideran kits solares para balcón o paneles solares enchufables aquellas mini-instalaciones fotovoltaicas con una inyectabilidad máxima de 600 vatios de potencia suministrada por los inversores. Los módulos fotovoltaicos pueden instalarse en cualquier superficie exterior, como en el balcón, en la cubierta, en los muros exteriores o en el jardín. La conexión a la red eléctrica doméstica suele darse mediante un enchufe con toma de tierra para suministrar la electricidad directamente a la vivienda, donde normalmente se consume en su totalidad. A diferencia de las instalaciones de más potencia, el procedimiento para registrar un kit solar para balcón, al quedar por debajo del umbral de “minimos” (muy pequeño), es muy sencillo.

Importancia económica y social
Un titular del periódico berlinés Berliner Zeitung de mayo de 2023 rezaba: Los berlineses quieren generar su propia electricidad. Pero no solo los habitantes de la capital. En toda Alemania hay un repentino interés por los paneles solares enchufables. En supermercados y tiendas de bricolaje se pueden comprar sistemas completos.

¿Pero a qué se debe todo esto? A que los ciudadanos se sienten capaces de ser autosuficientes dentro de sus posibilidades frente a la escalada de los precios de la energía. Por eso ven los paneles solares enchufables como una herramienta para reducir la factura de la luz. Muchas veces, el hecho de contribuir al cambio hacia una generación de electricidad sostenible en Alemania también juega un papel importante en la motivación de los ciudadanos.

Las numerosas ventajas de los kits solares de balcón son evidentes: la energía está en manos de los ciudadanos, cualquiera puede participar, se movilizan ayudas para la transición energética, la carga en las redes eléctricas disminuye gracias al consumo in situ. Y, de repente, los escépticos de las nuevas tecnologías pasan a estar enganchados al teléfono móvil para ver en una app el rendimiento de su mini–instalación fotovoltaica. El siguiente paso será que los consumidores adapten sus hábitos de consumo y solo pondrán ciertos electrodomésticos, como el lavavajillas y la lavadora, al mediodía, que es cuando su instalación genera más electricidad.

Rentabilidad y uso eficiente de los recursos
No obstante, no todo es de color de rosa: Georg Zachmann, responsable de política energética y climática en Bruegel, recalca el papel económicamente secundario de la capacidad de generación solar en balcones. Y es que el aprovechamiento energético es limitado debido a la reducida superficie y a que la orientación puede no ser siempre óptima. También, según Zachmann, debería considerarse la cuestión de la eficiencia de los recursos: cada microinversor de un kit solar para balcón supone un consumo de materias primas (por ejemplo, tierras raras) y el precio por kilovatio de potencia instalada sería bastante mayor que el de las grandes instalaciones.

Subvenciones
Actualmente, en Alemania, las ayudas económicas directas para su compra son un poderoso incentivo para la instalación de estos kit solares para el balcón: las ayudas oscilan entre 50 y 1.450 euros por instalación, dependiendo del domicilio del ciudadano.

Por ejemplo, en Heidelberg las ayudas son especialmente generosas (hasta 1.450 con una aportación del solicitante de 50 euros), y también en Bonn (entre 300 y 800 euros). Sin embargo, si se tiene en cuenta la proporción de instalaciones por número de habitantes, Mecklemburgo-Pomerania Occidental es el estado alemán líder en materia de kits solares para balcón en el país. Y es en el estado de Renania del Norte-Westfalia donde se registra el mayor número de instalaciones.

Alimentación eléctrica a través de estos kits solares
El tema del vertido a red de la electricidad generada por los kits solares para balcón aún genera confusión entre los consumidores alemanes. Actualmente, no hay prevista ninguna retribución por verter a red al acogerse a la modalidad de registro simplificado ante el operador de la red y en el registro de datos del mercado. Esto quiere decir que si el kit solar para balcón genera más electricidad que la que se consume en la vivienda, el resto se inyectará a la red pública sin que esa vivienda reciba ningún tipo de remuneración por ello.

(Des)contadores
La excepción son los kits solares para balcón de aquellas viviendas que tengan un contador de inducción tipo Ferraris con cuenta regresiva. De momento aún están prohibidos: el operador de la red tiene que cambiar el contador antes de la puesta en servicio. No obstante, está previsto que se permitan estos contadores durante un periodo transitorio de cuatro meses desde que se realiza el registro hasta que el operador de la red cambie el contador (tal y como recoge el paquete de medidas del gobierno alemán para la energía fotovoltaica Solarpaket I).

Ante esto, los consumidores hacen bien en preguntarse: ¿Por qué regalar la electricidad? ¿No sería mejor solicitar una remuneración por verter a red? La respuesta es sí, aunque habría que analizar cuidadosamente si merece la pena. Y es que, como la potencia de los paneles solares enchufables es muy limitada, en la inmensa mayoría de los casos la electricidad será consumida directamente por los aparatos que están siempre encendidos (frigorífico, rúter, etc).Por otro lado, solicitar la retribución por verter a red implica ciertas obligaciones económicas y administrativas: el coste del cambio de contador (100 euros) y la tasa por el contador (20 euros anuales) deberá pagarlos el explotador de la instalación. Además, la remuneración por verter a red es baja, solo 8,2 céntimos por kilovatio hora (kWh).

Paneles enchufables combinados con acumuladores
Quienes, a pesar de todo, no quieran regalar sus excedentes o quieran poder disponer de la energía solar a cualquier hora, encontrarán en el mercado numerosos sistemas de acumuladores para kits de balcón con capacidad de hasta 2,2 kWh. Para saber si merece la pena económicamente un acumulador, se puede comparar la electricidad solar producida por el kit solar para balcón con el consumo. De esta forma se puede saber cuánta electricidad se está “regalando” realmente a la red.

Kit solar de 800 W
El Solarpaket I, la estrategia presentada por el Ministerio Federal alemán de Economía y Protección del Clima (BMWK), prevé elevar próximamente el umbral de instalaciones mínimas hasta 800 W de potencia generada por el inversor. Está previsto implementar esta medida a partir de enero de 2024. Actualmente ya se pueden instalar como kit solar para balcón módulos fotovoltaicos de más de 600 W de potencia para alcanzar un funcionamiento siempre óptimo del inversor limitado a 600 W.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy