Políticas de transición energética para maximizar los beneficios socioeconómicos

398

Fuente: https://www.irena.org/

IRENA apoya a sus miembros para desplegar energías renovables y cosechar todos los beneficios de la transición energética a través de políticas integradas

COVID-19 ha ejercido mucha presión sobre el sector energético, pero se ha demostrado que la energía renovable es resistente y proporciona soluciones energéticas limpias, fiables, fáciles de movilizar y rentables. IRENA de recuperación post-COVID: Un programa para la resistencia, el desarrollo y la igualdad lanzado a principios de este año muestra que una recuperación centrada en el camino a base de renovables transición energética podría generar más allá de las soluciones de energía, y conducir a la amplia y numerosos beneficios para las sociedades; mejorar el acceso a la energía, la asistencia sanitaria y el bienestar. Por tanto, las medidas de recuperación deben basarse en planes ambiciosos para el despliegue de tecnologías de energía limpia y tener como objetivo maximizar los beneficios socioeconómicos de una transición energética.

«Por tanto, las medidas de recuperación deben basarse en tecnologías de energía limpia y tener como objetivo maximizar los beneficios socioeconómicos de una transición energética».

Para apoyar a sus Miembros en el despliegue de energías renovables y cosechar todos los beneficios socioeconómicos de la transición, IRENA enfatizó el enfoque holístico de analizar las políticas tan necesarias durante una Discusión Programática con sus Miembros la semana pasada. Acelerar la transición energética mediante la ampliación del despliegue de energía renovable requiere políticas que creen un entorno propicio para atraer inversiones. 

Se necesitan esfuerzos decisivos para movilizar inversiones significativas que fomenten la innovación tecnológica continua y garanticen una transición justa que no deje a nadie atrás. A través de su informe de recuperación posterior a COVID, IRENA presentó una agenda de recuperación verde alcanzable que promete ganancias sustanciales en el PIB y el empleo, al tiempo que brinda espacios para satisfacer las necesidades específicas de cada región y país. La agenda incluye una inversión anual de USD 2 billones dedicados a la senda de transición energética entre 2021 y 2023, que puede crear 5,5 millones de empleos adicionales en energías renovables.  

Los paquetes de estímulo deben combinar medidas directas que apoyen el despliegue, integrando políticas para facilitar una mayor integración de las energías renovables en nuestros sistemas energéticos y habilitando políticas que establezcan el entorno apropiado para una mayor penetración de las energías renovables. Estas medidas combinadas pueden garantizar el mejor resultado de la transición energética. Las medidas directas que apoyan la implementación en todos los usos finales incluyen políticas fiscales y financieras, políticas de empuje (por ejemplo, cuotas y obligaciones, mandatos) y políticas de extracción (por ejemplo, políticas regulatorias y de precios como FIT y subastas). Una de las medidas directas para movilizar inversiones que viene analizando IRENA son las subastas. El análisis de IRENA muestra que las subastas se han adoptado ampliamente en la última década, ya que pueden diseñarse para capturar los costos decrecientes de las tecnologías al tiempo que se alcanzan objetivos más amplios. 

Para crear una economía inclusiva basada en empleos verdes, también debe incluirse en la ecuación una combinación equilibrada de políticas de formación y educación, mercado laboral y protección social. 

Otro elemento que se ha revelado como particularmente importante durante COVID-19 son las industrias locales. A medida que los países experimentan interrupciones en el suministro de materiales y mano de obra, las cadenas de suministro nacionales han demostrado ser muy esenciales para las economías. Por lo tanto, las políticas industriales son cruciales para fortalecer las industrias locales y, en consecuencia, expandir los beneficios a lo largo de todos los segmentos de las cadenas de valor al aprovechar las capacidades locales para crear valor nacional, incluidos empleos, atención médica, comunicaciones y comercio local, a partir del despliegue de energías renovables.  

«Un enfoque holístico para acelerar una economía baja en carbono debe incluir políticas habilitantes, de implementación e integradoras que se complementen entre sí».

Está claro que existe una interrelación entre la hoja de ruta de la transición energética y el PIB, el empleo y el bienestar. El análisis del sistema energético para formular políticas efectivas debe tener en cuenta las estructuras socioeconómicas más amplias sobre las que se construye y con las que interactúa. Un enfoque holístico para acelerar una economía baja en carbono debería incluir políticas habilitadoras, de implementación e integradoras que se complementen entre sí. Sólo con ese enfoque los países pueden maximizar los beneficios socioeconómicos de la transición energética y evitar los desajustes que puede generar.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy